Al crecer en la región rural de Nara, los padres de Kawase se separaron temprano en su infancia y la dejaron a cargo de su tía abuela, con quien mantuvo una relación combativa, pero amorosa. La juventud que pasó en Nara ha tenido un efecto drástico en su carrera. Muchas de sus primeras incursiones en el cine fueron autobiográficas, inspiradas en gran medida por el paisaje rural. Originalmente asistió a la Escuela de Fotografía de Osaka para estudiar producción de televisión y luego se interesó por el cine, y decidió cambiar su enfoque.